AKALI La Asesina Furtiva

AKALI La Asesina Furtiva

Jonia siempre ha sido una tierra de magia salvaje, llena de gente enérgica y espíritus poderosos buscando vivir en armonía. Pero, algunas veces, este pacífico equilibrio no resulta sencillo. De vez en cuando necesita mantenerse bajo control.

Los Kinkou son los guardianes autoproclamados del sagrado balance jonio. Los acólitos leales de la orden deambulan en los reinos materiales y espirituales, mediando los conflictos entre ellos, solo haciendo uso de la fuerza cuando es estrictamente necesario. Nacida entre sus filas se encontraba Akali, hija de Mayym Jhomen Tethi, la prestigiosa Puño de la Sombra. Mayym y su pareja, Tahno, criaron a su hija dentro de la Orden Kinkou bajo el atento liderazgo del gran maestro Kusho, el Ojo del Crepúsculo.

Cada vez que sus padres se ausentaban, otros miembros de la orden asumían el papel de familia sustituta para Akali. Kennen, el Corazón de la Tempestad, pasó muchas horas con la joven, enseñándole técnicas y destacando la velocidad y la agilidad sobre la fuerza. Akali era una chica precoz y absorbía todo el conocimiento como una esponja. Para todos era muy evidente que ella seguiría el camino de sus padres, junto con Shen, el hijo del gran maestro y sucesor designado. Ambos liderarían una nueva generación dedicada a preservar el balance en Jonia.

Pero el balance puede ser efímero. La orden se vio dividida.

Zed, un acólito descarriado, volvió y se enfrentó violentamente a Kusho, arrebatándole el poder en un sangriento golpe de estado. Akali huyó hacia las montañas del este junto con Mayym, Shen, Kennen y algunos acólitos más. Por desgracia, Tahno no era uno de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: