Jinx la Bala Perdida

Jinx la Bala Perdida

J

inx, una criminal maníaca e impulsiva de Zaun, vive para sembrar el caos sin importarle las consecuencias. Con un arsenal de armas mortales, desata los estallidos más ruidosos y las explosiones más brillantes para dejar un camino del caos y pánico a su paso. Jinx desprecia el aburrimiento y, alegremente, genera su propio estilo caótico de pandemonio a donde quiera que vaya.

Nadie sabe con exactitud de dónde viene Jinx, pero se han contado muchas leyendas urbanas y fábulas sobre ella. Muchos dicen que era un miembro joven de una pandilla que se juntó con la gente equivocada y que probablemente quedó traumatizada por muchos asesinatos, que sufrió mucho a manos de algún enemigo o que solo enloqueció por los vapores del Sumidero. Algunos de los miembros más antiguos de la comunidad de Zaun recuerdan a una pequeña niña que podría coincidir con la descripción de Jinx, pero la niña a quien describen está muy lejos de parecerse a la persona que se convirtió en la perdición de Piltóver. Esta niña era dulce e inocente, una inventora de grandes ideas, que nunca encajó y terminó mal. Incluso se rumora que Jinx no es humana, que es una especie de espíritu vengador del caos, causando estragos en Piltóver, vengando a los cientos que murieron cuando Zaun se hundió en la tierra.

Jinx hizo su primera aparición en la Noche de los Bandoleros, una tradición anual apenas tolerada donde los jóvenes de Piltóver hacen bromas y travesuras a sus familiares y vecinos. Jinx aprovechó la ocasión para desatar la primera oleada de crímenes; los puentes fueron bloqueados por estampidas de ganado liberado de la colección del conde Mei, decenas de calles fueron clausuradas por explosiones que las hicieron intransitables y todos los letreros de las calles fueron reubicados en lugares nuevos. Jinx había logrado extender el caos a todas las calles y paralizar la ciudad. Había sido un gran día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: