España continúa consolidándose como uno de los países en los que los esports y los videojuegos como industria son de notable importancia.